Pazo de Villarei

Un vino redondo y untuoso

Nuestro albariño Pazo de Villarei es un vino luminoso, nacido para ser descorchado en comidas alegres, acompañando a pescados y mariscos, a sonrisas y celebraciones.

Desde nuestros viñedos del Val de O Salnés a la botella, un cuidado proceso convierte las mejores uvas en este vino excepcional. Pazo de Villarei es un monovarietal 100% albariño, un caldo de increíbles propiedades organolépticas, con un sabor inconfundible, lleno de modernidad pero impregnado de tradición.

Este albariño se fermenta en tanques de acero inoxidable a muy baja temperatura: así preservamos todo el potencial aromático de la variedad de la uva que le da vida. Una vez descorchado nos sorprende su tono, amarillo pajizo de reflejos verdosos, y su aroma, de notable intensidad. Somos capaces de separar el olor del albaricoque, de la piña, de las flores blancas… de la naturaleza. En paladar, Pazo de Villarei es un albariño fresco pero con cuerpo, de ligero amargor y acidez bien integrada: un vino chispeante, lleno de vida.


Villarei

La joya dorada de la corona

Durante seis meses, el albariño Villarei se va criando, mecido por el suave clima de las tierras del Umia, sobre sus propias lías. Es una edición especial de nuestros albariños, que fermentamos parcialmente en barrica.

Así conseguimos que, poco a poco, la uva gane en untuosidad, en redondez… en fuerza. Y de la uva al vino ese poder no hace sino crecer, alcanzando enpaladar una estructura llena de vida. Villarei es un albariño para descorchar sin necesidad de excusas. Es un caldo alegre, vertiginoso, que invita a charlas con amigos un atardecer de verano; a comidas de otoño en el calor de casa; a noches de celebraciones en invierno, a primaveras teñidas de esperanzas.


Abadía do Seixo

El encanto de lo natural para
disfrutar en cualquier momento

Descorchar un albariño Abadía do Seixo implica dejarse inundar de aromas a manzana madura, pomelo, a exquisitas flores blancas. Cada gota de este albariño nos transporta a un lugar donde la naturaleza nos rodea casi sin darnos cuenta, aunque la sencillez es solo aparente. Es un vino limpio, sencillo en boca, que esconde una acidez afrutada que pasa desapercibida al primer sorbo.

Abadía do Seixo es un vino que ha nacido para ser acompañado de una buena comida, de pescados y mariscos de primera calidad, como él, pero también de viandas sencillas (un buen queso, un acierto seguro), de esas que nos deleitan a media mañana, justo antes de comer.